Ya ahorré… ¿y ahora qué? - IUDÚ

Ya ahorré… ¿y ahora qué?

Ciberseguridad: ¿qué es y cómo funciona?
19/05/2020
Cómo organizar tus gastos para ahorrar más
04/06/2020
Ya pusiste en orden tus ingresos y tus consumos, identificaste los gastos fijos y achicaste los variables; ahora te sobra plata a fin de mes. ¡Felicitaciones, ya ahorraste!… ¿y ahora? En esta nota te contamos cómo disfrutar los frutos de tu ahorro.

En un post anterior de este blog hablamos de que el ahorro es un hábito, por lo tanto, lleva tiempo y requiere acostumbrarse a hacerlo: no es fácil entrar en modo ahorro.  Además, también mencionamos la importancia de tener “una zanahoria”, una meta que le dé sentido al esfuerzo que estás haciendo. Pero, ¿qué pasa si la zanahoria que elegiste es muy difícil de alcanzar? 

Cuando hablamos de la distancia que nos separa de las metas a corto y largo plazo, en realidad, estamos hablando de la cantidad de tiempo que necesitamos ahorrar para alcanzarlas. 

Por ejemplo, si te querés comprar algo caro, probablemente te lleve más tiempo, mientras que, si es algo más accesible, con ahorrar un par de meses puede ser suficiente. Esto no significa que solo las metas a corto plazo sean las únicas alcanzables, siempre podés ir por más.

Ahorro y estrategia

Si el proyecto que tenés en mente todavía es difícil de alcanzar, no te preocupes. La plata que llevás ahorrada no es en vano. Tené en cuenta que algunos de tus planes pueden requerir de más dinero o más tiempo de ahorro, y en ese caso podés recurrir a otras alternativas, como un préstamo personal o la financiación con tarjeta de crédito. 

Un proyecto grande (ampliar, remodelar o refaccionar tu casa) puede ser difícil de concretar mediante el ahorro solamente. Animate a combinar estrategias! de esta forma podrías pagar una parte con la plata que tenés guardada (la mano de obra, por ejemplo) y otra parte (los materiales) a través de un préstamo personal o aprovechar alguna promo con tu tarjeta de crédito.  Si estás pensando en cambiar el auto, podés usar el mismo criterio y dividir la forma de cubrir tus gastos: pagar una parte con tus ahorros en efectivo, y financiar el saldo, por ejemplo, con un préstamo personal o un prendario. Lo importante es ver cuál de las opciones se ajusta más a tus necesidades, y en base a eso puedas decidir cómo te conviene invertir tus ahorros.

Tener deudas no es necesariamente algo malo. Un préstamo bien utilizado, puede ser la vía para alcanzar lo que estabas buscando. Sacate el miedo. Siempre y cuando, puedas pagar las cuotas  y no lo uses para pagar una deuda, el préstamo se puede transformar en tu mejor aliado.  

Ahorrar no es solo saber guardar, también es saber en qué gastar. Invirtiendo en tus metas y proyectos vas a sentir que el esfuerzo valió la pena y que, finalmente, tu dinero dio sus frutos. Si todavía no estás ahorrando, hoy puede ser el día para empezar, ¿qué esperás?

19/05/2020
Ante la inflación, ¿tarjeta de crédito o efectivo?
En una economía como la nuestra, financiar es siempre tu mejor opción. En esta nota te contamos por qué y cómo conviene pagar en este contexto. […]
04/06/2020
Cómo organizar tus gastos para ahorrar más
Ahorrar en una economía con inflación ¡es posible!  Algunos datos para que te organices y empieces a ahorrar hoy. Antes de ayudarte a organizar tus gastos, […]
19/05/2020
Cuáles son los requisitos para sacar un préstamo personal
Aunque pueden variar en cada caso, hay ciertos requisitos que tenés que tener en cuenta si estás pensando en solicitar un préstamo personal.  Los préstamos personales […]
Descargá la app