Ciberseguridad: cuidate de las estafas en internet - IUDÚ

Ciberseguridad: cuidate de las estafas en internet

¿Conocés la diferencia entre ahorrar e invertir?
07/10/2021
¡Chau colchón-banking! Por qué no funciona tener ahorros parados
19/10/2021
¿El cuento del tío en versión digital? Sí, las estafas en Internet son cada vez más frecuentes y más ingeniosas. Te compartimos algunos datos para estar alerta y evitar pisar el palito.

El aumento del uso de las redes sociales, las plataformas digitales y los servicios de mensajería online hace que estemos mucho más tiempo conectados y que salgamos menos de casa para hacer tareas de todos los días. Ir al supermercado, al banco o salir a pagar impuestos son cosas que ya se pueden hacer 100% de manera digital. 

Cada página o app que usamos nos pide un usuario y contraseña. No es raro marearse, confundirse y estar más vulnerable a robos virtuales. Para evitarlo, es importante estar actualizados con la ciberseguridad y nuevas modalidades de estafa en Internet. Esto no significa que tengamos que tenerle miedo a operar de manera virtual. Como en cualquier ámbito hay riesgos que se corren y que se pueden minimizar prestando atención.

Phishing: ¿qué es, cómo funciona y cómo evitarlo?
El phishing es una suplantación de identidad en Internet. Es una técnica que usan los ciberdelincuentes para hacerse pasar por una entidad de tu confianza (bancos, tarjetas, compañías de Internet, etc.) con el fin de robar tus datos personales, contraseñas o números de tarjeta de crédito. El phishing se lleva a cabo mediante comunicaciones digitales: correo electrónico, mensaje de texto o Whatsapp, mensaje de cuentas falsas en redes sociales o llamadas telefónicas. 

¿Cómo operan? Envían un mensaje o mail, aparentemente personalizado, copiando los colores, logos y tipografías de la entidad que simulan ser. En este mensaje suele haber un mensaje persuadiendo a la víctima para completar formularios con datos personales, hacer clic en algún link (que redirige a una página falsa) o descargar un archivo adjunto, con el único fin de realizar una estafa, ya sea de robo de datos o dinero. 

¿Todos los llamados son estafas? No, no siempre. Si una entidad con la que vos ya tenés cuenta te quisiera contactar, nunca te van a pedir tus datos porque ya los tienen. Si alguien de tu banco o de tu proveedor de Internet necesitara hablar con vos, ya saben tu nombre y tienen tu información personal, porque la diste al momento de registrarte. Por lo tanto, si no la tienen y te la solicitan, probablemente sea una estafa. 

Algunos tips para tener en cuenta y poder evitarlo: 

  • Chequeá el remitente del mail (no solo la apariencia): copiar el logo de un banco es lo más fácil del mundo, por eso no importa cómo se vea el mail, sino quién lo manda. Si se trata de una estafa, vas a ver que el mail no tiene el usuario ni dominio oficial de la entidad. También es probable que tenga faltas de ortografía y que no esté bien redactado. La clave está en prestar atención a los detalles.
  • Averiguá cuáles son los canales oficiales de comunicación de las empresas con las que operás, de esta forma vas a poder descartar los mensajes falsos. Si tenés dudas, comunicate con los servicios de atención al cliente oficiales antes brindar tu información.
  • No completes formularios ni compartas datos personales por más atractivo que parezca. Ya sea que se trate de una oferta inmejorable o de un sorteo imperdible; nada vale más que tener tus datos protegidos.
  • No envíes ni compartas por teléfono o correo electrónico fotos de tu tarjeta de crédito, códigos de seguridad, PIN, usuario o contraseña.
  • No descargues archivos adjuntos, pueden instalarte un “spyware”  (un software que se instala en tu computadora o teléfono sin tu permiso y monitorea toda tu actividad) o hacer copia de tus contraseñas. 
  • Actualizá tu sistema operativo y antivirus.


Compartí lo que sabés
Si te enteraste de algún tipo de phishing o estafa que le pasó a un familiar, amigo, compañero de trabajo o conocido, compartilo. Siempre y cuando la información sea real y sirva para prevenir, vale la pena hacerla circular. Las personas mayores, que no son nativas digitales, siempre prefieren el llamado telefónico, por eso es muy frecuente que caigan en “el cuento del tío” cuando la comunicación se da por esa vía. Hay una sensación de familiaridad y confort que favorece la vulnerabilidad y caen en la trampa al entregar sus datos.

19/05/2020
¿Qué son las finanzas… personales?
Seguramente escuchaste hablar de las finanzas, en general. Pero, ¿sabés a qué nos referimos cuando hablamos de finanzas personales? Dentro del mundo de las finanzas podemos […]
19/05/2020
Finanzas sustentables: ¿qué son y por qué valen la pena?
Si estás por emprender, te contamos por qué es necesario cambiar la mirada, qué son las finanzas sustentables y cómo las empresas de triple impacto pueden […]
04/06/2020
Cómo organizar tus gastos para ahorrar más
Ahorrar en una economía con inflación ¡es posible!  Algunos datos para que te organices y empieces a ahorrar hoy. Antes de ayudarte a organizar tus gastos, […]
Descargá la app