Cómo organizar tus gastos para ahorrar más - IUDÚ

Cómo organizar tus gastos para ahorrar más

Finanzas sustentables: ¿qué son y por qué valen la pena?
19/05/2020
Ahorrar en una economía con inflación ¡es posible!  Algunos datos para que te organices y empieces a ahorrar hoy.

Antes de ayudarte a organizar tus gastos, empecemos por el principio, puede ser que ya conozcas la mayoría de estos términos, pero aprovechamos esta ocasión para repasarlos: 

¿Qué es el ahorro? El ahorro es esa parte de tus ingresos que no gastás. 

¿Para qué sirve ahorrar? Tener plata ahorrada te puede servir para muchas cosas, tanto a  corto plazo (comprarte unas zapatillas o cambiar el celular), como a largo plazo (un viaje o financiar tus estudios). Entonces, si tenés ahorros, cuando quieras afrontar un gasto mayor a los habituales (por ejemplo, cambiar el auto), el impacto y el esfuerzo serán menores… tal vez imperceptibles. También te brinda tranquilidad tener “un colchón” para afrontar cualquier imprevisto (levante la mano a quién no se le rompió el calefón en pleno invierno). Por supuesto que la porción que destines al ahorro puede variar dependiendo de tus ingresos y de tus gastos fijos. Pero no te desanimes, ¡ahorrar es posible!

¿Por dónde empiezo?

Lo primero que tenés que saber es que ahorrar es un hábito y, por lo tanto, hay que acostumbrarse. Cuanto antes empieces, mejor. Una herramienta para ayudarte a organizar tus gastos va a ser tu mejor aliada. Podés elegir un Excel, lápiz y papel, notas en la computadora, apps: todo vale a la hora de llevar registro de tus gastos.

Una vez que elijas cómo controlar tus gastos, identificá cuáles son fijos y cuáles son variables, para poder entender en qué gastás, y cuánto de tus ingresos podés destinar al ahorro.

Los gastos fijos son esos que tenés que pagar sí o sí todos los meses (alquiler, servicios, impuestos, obra social, transporte… y tantos otros). Si sumás todos estos ítems, tenés el total de tus gastos fijos. 

Los variables, como su nombre lo indica, son los que no se repiten todos los meses, por muy frecuentes que sean. Estos son: salidas, regalos, peluquería, la cerveza a la salida del trabajo. ¿Viste todos esos “gustitos” que te das? Un antojo en el kiosco, el taxi a tu casa un día de lluvia, hacer tiempo en un café. Bueno, estos también son tus gastos variables. Y ahí está la clave de tu ahorro. 

 

“No sé en qué se me va la plata”

Quizás esta sea la frase más usada cuando se acerca fin de mes. Una vez que adquieras el hábito de registrar todo lo que gastás (y cuando decimos todo, es TODO) vas a poder ver “en qué se te va la plata” y tomar decisiones que te ayuden a ahorrar. 

 

Buscá tu zanahoria

Tener un fin claro para el cual ahorrar hace que lo sientas menos como un castigo y más como una inversión. Pensá en algunas metas que te gustaría alcanzar y cuánto dinero necesitás para eso. Las vacaciones, una mudanza, hacer un arreglo en tu casa son gastos que se suelen saber con bastante anticipación. Tener en claro cuáles son tus objetivos le va a dar más sentido al ahorro. 

 

04/06/2020
Emociones y economía personal: nunca salgas a comprar triste
¿Alguna vez te compraste algo y te hizo sentir mejor? ¿Nunca tuviste un día complicado que se solucionó yendo al shopping o al kiosco? Eso que […]
19/05/2020
Ya ahorré… ¿y ahora qué?
Ya pusiste en orden tus ingresos y tus consumos, identificaste los gastos fijos y achicaste los variables; ahora te sobra plata a fin de mes. ¡Felicitaciones, […]
04/06/2020
Educación financiera desde temprana edad
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico junto con UNICEF coinciden en la importancia de la educación financiera desde la infancia, para incorporar nociones […]
Descargá la app